SIN SABER DE LETRAS


...Para hacerle chapita

Martes, 25 Abril 2017 12:06 Visto 182 veces

Una tarde calurosa de verano fuimos a visitar a una de mis tías del segundo matrimonio de mi abuelo, razón por la cual hablamos de otra tía de la misma edad que yo tengo.

Cuando llegamos a la casa en cuestión, algo llamó poderosamente mi atención y me sorprendió sobremanera. Pedro, el esposo de mi tía, lucía su cabeza totalmente raspada, brillosa, relucientemente limpia. Se podía decir que no tenía ni un pelo, nunca antes le había visto sin gorras.

Aquella cabeza estaba como el famoso percal de la canción. No podía dejar de mirarla. En eso, después del saludo y todos los detalles de la bienvenida, pasamos al patio para departir en familia. Por coincidencia de la vida quedé sentado frente a frente al tío Pedro. No quieran saber lo inquieto que me encontraba contemplando aquella cabeza, hasta que no aguanté y le dije:

— Pedro, ¿está cómoda esa peladita, verdad? Isaac, el hijo de mi tía, de unos 10 años, que no es hijo de Pedro, inmediatamente escuchó mi comentario agregó:

— ¡Esa cabeza pelaita¡ Lo que esta buena es para hacerle chapita.

— Mire Isaac, qué es lo que usted está opinando ahí, no le falté el respeto a su papá, sentenció una voz de mujer con acentuada molestia. Ese muchacho nos dio motivos para reírnos cada vez que recordamos sus palabras sobre la cabeza del padrastro y su agilidad para responder con tanta precisión y creatividad.

Lo último de Roberto Tejada

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.