EGRESADO DESTACADO


EGRESADO DESTACADO

EGRESADO DESTACADO (13)

||

NICOLÁS ALMÁNZAR

Sábado, 28 Mayo 2016 01:56 Escrito por

Un rico necesita de sus monedas para vivir, y pueden perdérseles, y ya no tiene modos de vida; mientras que un hombre instruido vive de su ciencia, y como la lleva en sí, no se le pierde, y su existencia es fácil y segura”

 

||

ANGELA HERNÁNDEZ

Martes, 01 Marzo 2016 01:57 Escrito por

“Hoy como ayer, la impunidad frente a los actos de corrupción es un comportamiento imperdonable en la sociedad, ya que tiene efectos que se multiplican en los demás actores sociales”

 La

||

MARCIO VELOZ MAGGIOLO

Lunes, 11 Enero 2016 15:41 Escrito por

Yo hice mi bachillerato en Filosofía y Letras y en ese tiempo publiqué mi primer trabajo, que fue sobre el gran poeta romántico español, Gustavo Adolfo Bécquer, cuya poesía siempre generaba en mí un gran impacto. Me pidieron un artículo y opté por escribirlo sobre ese poeta”

A pesar de que se inició en el quehacer literario de manera prematura, sesenta años después, el doctor Marcio Veloz Maggiolo todavía conserva su profunda pasión por la escritura y, sobretodo, por la articulación de mensajes que dejen enseñanzas y aportes positivos a la sociedad. “Yo escribí mis primeros poemas en 1956, en una obra que se llamaba El Sol y las Cosas y que se publicó en 1957”.

Nacido en el populoso sector de Villa Francisca, el poeta, novelista, arqueólogo, antropólogo, ensayista y profesor universitario ha desarrollado una prolífera carrera, la cual registra significativos aportes en el plano literario y en la ciencia. Esta versatilidad para manejar de manera magistral diversos géneros literarios y para realizar aportes científicos lo ubican en la meca de la intelectualidad en la República Dominicana. Ha escrito más de 70 títulos y le da los toques finales a dos proyectos literarios que próximamente publicará.

En entrevista para El Universitario, el laureado intelectual dice que la literatura le sigue importando mucho y que un escritor siempre siente que le falta algo por hacer. “En mi infancia y en mi adolescencia yo fui un lector, ya que mi padre, Federico Veloz Molina, que es autor de un libro sobre la misericordia, tenía una pequeña biblioteca donde guardaba importantes libros del período clásico, principalmente de historia. Recuerdo que leía a El Quijote, los Doce Césares y también leí muchos libros prestados, porque no tenía condiciones para comprarlos”, narra el autor de Creonte y de Intus, con el cual obtuvo el Premio de Poesía Gastón Fernando Deligne en 1962.

Para Veloz Maggiolo, el profesional que no tiene curiosidad se queda corto intelectualmente hablando, por lo que siempre vive explorando en los libros en busca de nuevos conocimientos para compartirlos a través de sus narraciones literarias, con las cuales busca impulsar el cambio social. Egresó en 1962 de la carrera de Filosofía y Letras de la Universidad de Santo Domingo, UASD, donde considera adquirió la capacidad de sistematizar la cultura y el conocimiento.

egresados enero2016 2Otorga sus créditos a los brillantes profesores y asesores que tuvo en su época de estudiante. Resalta a Máximo Coiscou Henríquez y a quien considera su principal mentor, el maestro Antonio Fernández Spencer. Se inició por todo lo alto en la literatura bíblica con la novela El buen ladrón, en 1960, la cual recibió el Premio William Faulkner a la mejor narración dominicana de ese año, que también publicó la Colección Arquero.

Influencias en su estilo Albert Camus fue uno de los autores que más in fluencia ejerció sobre el estilo de Veloz Maggiolo, según cuenta el reputado intelectual a El Universitario, precisando que la obra El Extranjero le provocó un gran impacto.

“Yo tuve mucha influencia de la obra El Llano en Llamas, de Juan Rulfo, un insigne novelista mexicano. Yo tuve influencia del autor de José Trigo, Fernando del Paso, quien recientemente ganó el premio Cervantes”, apunta.

Constructor de tendencias literarias La lectura de libros modernos le permitió al también periodista saber que había formas novelísticas diferentes al Realismo, lo que era típico en la literatura dominicana. Se considera, junto a Aída Cartagena Portalatín, como el constructor del proceso de transición hacia otro tipo de corriente literaria. “Nosotros salimos del Realismo con Aida Cartagena y conmigo.

Aida publicó Una Escalera para Electra, que es una ruptura con el Realismo y produce una literatura de espacios diferentes, entre lo cual entra la técnica europea del momento. Y nosotros intentamos hacer eso con la novela existencialista también. Entonces, hay una ruptura que en parte es hecha por la Universidad, Aida fue profesora de arte mucho tiempo”, explica.

Su paso por las aulas universitarias De su paso por las aulas universitarias, Veloz Maggiolo recuerda la calidad de los profesores de la época, des tacando las grandes enseñanzas del maestro Roble Toledano, quien era experto en la literatura clásica y Vetilio Alfau Durán, reputado historiador.

“Y yo tenía la asesoría de Antonio Fernández Spencer, que después por razones de la guerra de abril nos separamos. Pero el fue para mí la figura clave para yo aprender rápidamente lo que a otro le costaba mucho tiempo, porque era mi profesor en la universidad, pero también era mi amigo”, subraya el autor de la Vida no Tiene Nombre.

Su visión sobre la sociedad de hoy El intelectual considera que se necesita un cambio que permita que la cultura avance y que contemos con una sociedad más honesta, donde desaparezca la corrupción. “A los puestos públicos deben ir personas capacitadas para que hagan un aporte a la sociedad”.

Estima que la UASD, como academia estatal, debe trabajar en la construcción de ese necesario cambio social. “Hoy vivimos en un capitalismo brutal, donde la gente mata por un celular, no para usarlo, sino para venderlo. Eso es un indicador de la deformación del ser humano”.

Favorece un cambio de dinámica en materia educativa, ya que en el actual esquema de enseñanza no se usa el libro. Estima que la figura del maestro hay que elevarla y que en la nueva jornada extendida hay que inculcarles a los jóvenes el hábito de lectura. De todas sus publicaciones, considera que la obra La Mosca Soldado ha sido la mejor lograda, por el gran impacto que produjo. Celebra que una intelectual de nivel de Flérida Nolasco haya considerado ese título como la mejor novela de la República Dominicana.

OBRAS PUBLICADAS

Literarias: El Sol y las Cosas (1957), El Buen Ladrón (1960), Creonte y Seis Relatos (1961), Intus (1962), El Prófugo (1962), Judas -La Vida no Tiene Nombre (1965), Los Ángeles de hueso (1966), Cultura, Teatro y Relatos en Santo Domingo (1969), De abril en Adelante (1975), Sobre Cultura Dominicana (1977), De dónde Vino la Gente (1978), Sobre Cultura y Política Cultural en la República Dominicana (1980) y La Biografía Difusa de Sombra Castañeda (1981). También La Palabra reunida (1981), Novelas Cortas (1981), La Fértil Agonía del Amor (1981), Apearse de la Máscara (1986), Florbella (1986), Cuentos, Recuentos y Casicuentos (1986), Poemas en Ciernes y Retorno a la Palabra (1986), Materia Prima (1990), Ritos de Cabaret (1992), El Jefe iba Descalzo (1993), Trujillo, Villa Francisca y otros Fantasmas (1996), El hombre del Acordeón (2003), La Mosca Soldado (2004). Antropológicas y científicas: Arqueología prehistórica de Santo Domingo (1972), El Precerámico de Santo Domingo, nuevos lugares y su posible relación con otros puntos del área antillana (en colaboración con Elpidio Ortega, 1973), Esquema para una revisión de nomenclaturas arqueológicas del poblamiento precerámico de las Antillas (en colaboración con Plinio Pina y Manuel García Arévalo, 1974), entre otras.

||

Teresa Espaillat

Domingo, 01 Noviembre 2015 18:29 Escrito por

Algo que me marcó mucho es que yo me fui a Cuba en el año 1963, cuando apenas iba a cumplir 20 años. Mi intención era estudiar en ese país aprovechando los años del gobierno de Juan Bosch. Yo militaba en la izquierda, tal vez ese es un punto de referencia importante en mi vida, porque desde el 1959 yo me estuve involucrando en las luchas antitrujillistas de manera muy elemental”

Han pasado más de 50 años desde que Teresa Espaillat se insertó en los movimientos sociales que luchaban contra la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina para reivindicar el respeto a los derechos humanos de la ciudadanía. Sin embargo, a pesar de transcurrido el tiempo, conserva ese espíritu combativo y rebelde que censura y enfrenta los abusos del poder. Nacida en la Capital, pero con raíces familiares en La Vega, la excombatiente constitucionalista se convirtió en una luchadora social prematura, ya que sus ideales y su pensamiento de izquierda brotaron a muy corta edad, enrolándose en un viaje a Cuba con fines políticos y de estudio.

Narra con mucha propiedad que la ebullición social y la integración de la juventud a las luchas antitrujillistas tuvo su punto máximo luego de la llegada por Constanza, Maimón y Estero Hondo de los expedicionarios de junio de 1959, quienes no lograron el objetivo de liberar a la nación dominicana de la dictadura, pero se inscribieron en la historia con tinta indeleble, ya que ese acontecimiento se convirtió en el detonante que dio al traste con el gobierno opresor y abusador de Trujillo.

Su filosofía de vida y sus aspiraciones de que en nuestra sociedad se practicara la justicia social, empujó a la escritora y maestra universitaria a sumarse a cuantas luchas fueran orientadas a defender el bienestar colectivo y el derecho a vivir una vida digna.

“Por méritos propios, a partir del año 1959 me convertí en luchadora antitrujillista, con solo 15 años, a partir de la llegada de las expediciones del 14 de junio. Yo estuve muy cerca de Carmen Durán, cuyo padre vino con los demás expedicionarios, y no se hablaba mucho, pero desde ese momento no hubo tregua para Trujillo”, agrega. Su incursión en las luchas contra la dictadura se intensificó luego del asesinato de las Hermanas Mirabal, en noviembre de 1960, ya que inició los contactos con personas que tenían mucho arraigo en ese movimiento y su labor de volanteo y de agitación.

Su actitud rebelde hacia el régimen de Trujillo la ponía en práctica dentro de las aulas cuando cursaba la secundaria, cuando de manera premeditada escribía el nombre del tirano en minúscula al realizar alguna tarea, siendo expulsada de clase cada vez que incurría en ese comportamiento. “En las clases de moral y cívi ca me mandaban para el salón de actos de castigo porque yo preguntaba y decía cosas. Cuando la maestra explicaba que los diputados se elegían cada cuatro años, yo respondía recordándole a la profesora que a algunos los nombraba el dictador”, subraya. Posteriormente, se organizó en el Movimiento 14 de Junio, luego de que Manolo Tavarez Justo fuera excarcelado, al ver en esa plataforma el escenario idóneo para canalizar sus aspiraciones.

Manifestaciones por presupuesto para la UASD

Al recordar su participación en las luchas por un mejor presupuesto para la Universidad, Teresa Espaillat narra que ese acontecimiento contó con la participación de prácticamente toda la familia universitaria. Recuerda con mucha tristeza el ametrallamiento de que fue objeto la manifestación de estudiantes de secundaria que marchó al Palacio Nacional, el 9 de febrero del 1966, en demanda de un mejor presupuesto para la UASD, donde hubo muertos y heridos.

Dijo que el movimiento intenso que se produjo en el Hospital Padre Billini a raíz de la cantidad de heridos que dejó como resultado el ametrallamiento de la marcha, le recordó los días 15 y 16 de junio de 1965 cuando las tropas norteamericanas lanzaron su gran ofensiva contra la Zona Constitucionalista. Del triste desenlace de la marcha, donde fue herida y luego falleció Amelia Ricart Calventi, Teresa Espaillat recuerda que por compromisos laborales tuvo que retirarse de la movilización antes de que fuera ametrallada y que minutos después de haberse ido la llamaron para informarle que su amiga Brunilda Amaral había sido alcanzada por un disparo que la dejaría con lesiones permanentes.

La narración de este acontecimiento por parte de la ex combatiente de abril quedó inconclusa, ya que la emotividad de ese suceso en que se vio involucrada su amiga Brunilda Amaral le entrecortó las palabras y le produjo mucha tristeza. Por eso nos remitió a su libro para que pudiéramos terminar el relato. “Pronto me encontré en la ambulancia llevando entre mis manos aquellos pies de Brunilda. Somnia Vargas sostenía su cabeza.

Aún no se sabía el diagnóstico, pero los quejidos de Brunilda diciendo que no sentía sus piernas nos hicieron pensar lo peor. Fue entonces cuando Somnia presionó con fuerzas los muslos de Brunilda, sin ninguna reacción por parte de ella”, relata Espaillat en el libro. Desde aquella “masacre” contra los estudiantes Brunilda ha desarrollado su vida en silla de ruedas. Terminó sus estudios secundarios y universitarios y es una excelente profesional y deportista paraolímpica.

Como paradoja de la vida, el objetivo de esa marcha que fue reprimida por la autoridades, hoy cobra vigencia ya que la academia estatal se encuentra reclamando actualmente la asignación de un Justo Presupuesto, para continuar contribuyendo con el desarrollo educativo, social y económico de la República Dominicana

||

Mariasela Alvarez

Martes, 01 Septiembre 2015 13:49 Escrito por

Yo recuerdo que ya estudiando en la Universidad el país fue afectado por el huracán David, que destrozó la Facultad de Ingenieía y Arquitectura y luego, la tormenta Federico terminó de llevarse todas las mesas de dibujo. Se crearon brigadas de limpieza integradas por profesores, empleados y estudiantes. Trabajé tanto que me salieron callos en las manos.

REFERENTE DE ÉXITO PROFESIONAL QUE APUESTA A LA COHERENCIA COMO FORMA DE VIDA

Mariasela Álvarez Lebrón es un referente de éxito y muestra de que la televisión puede ser rentable y cautivadora, al margen de escándalos y banalidades. De hablar fluido y coherente, esta mujer con más de 20 años de trayectoria en la pantalla chica tiene un carisma y una espontaneidad que brotan de manera natural en cada palabra que pronuncia. Hablando de manera distendida con El Universitario, la brillante comunicadora relata sin dobleces las diferentes etapas de su vida, definiendo como una de sus mejores épocas el tiempo en que estuvo en las aulas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

mariasea alvarez2La joven nacida en la capital del país ingresa a la universidad en 1976, en pleno apogeo de los 12 años de Balaguer, siendo la UASD el lugar en cuyos espacios se anidaban los mayores sentimientos contestatarios frente al régimen de entonces. Narra con añoranza el papel desempeñado por sus padres, Jesús María Álvarez y Victoria Eugenia Lebrón (Ena) como parte del Movimiento Renovador Universitario, plataforma desde donde se articuló la transformación de la academia estatal en una Universidad abierta y popular. Creció en un ambiente netamente académico, ya que sus padres eran profesores de la Primada de América (su padre fue vicerrector académico en 1965) y eran muy frecuentes las reuniones entre los catedráticos de la casa de altos estudios en la residencia de Mercedes Sabater de Macarrulla, donde siendo niña compartía con los hijos de otros hombres y mujeres de ciencia.

Sus pasos por las aulas de la UASD transcurrieron de manera normal, se involucró en las luchas de los estudiantes por el cinco 5% del presupuesto y mejores condiciones para la academia estatal, como era lo habitual en la juventud de ese tiempo. Álvarez Lebrón estudió Arquitectura en la UASD y en 1982, antes de concluir su carrera, se convirtió en la primera mujer dominicana en ganar un certamen de belleza internacional (Miss Mundo), lo que afirma, le llegó sin proponérselo.

Al concluir su reinado y viajar por 18 países y más de 30 ciudades como embajadora de Miss Mundo, finalizó la carrera de Arquitectura, diseñando durante su breve ejercicio profesional importantes proyectos como el de la emblemática Torre Cristal. Revela que tuvo la opción de estudiar en otra universidad, pero prefirió estudiar en la UASD, porque desde allí quería conocer a su pueblo. Confiesa que en esas aulas aprendió a conocer la vida de forma amplia y plural, forjó su pensamiento crítico, aprendió de ideales democráticos de valores y de justicia, con los cuales construyó un comportamiento de vida. Para Mariasela Álvarez Lebrón, la UASD significa el único espacio donde los que no tienen nada encuentran una oportunidad para desarrollarse, porque es un centro para la diversidad y la expresión del pensamiento.

Sus preocupaciones Mariasela muestra sus grandes preocupaciones por la falta de oportunidad para los jóvenes, y por la exclusión de importantes sectores de la sociedad, de la falta de un servicio eficiente de salud, de las deficiencias del sistema educativo, y de manera especial, de la corrupción y la impunidad, ya que estos flagelos estropean la posibilidad de desarrollo del país. Sueña con que en el país se fortalezca la institucionalidad y que se habiliten los espacios para que las figuras independientes, como ella, puedan acceder al poder político con el objetivo contribuir al bienestar colectivo.

La productora y conductora de televisión asegura que cuando los medios de comunicación se hacen eco y forman alianza con la sociedad civil, la clase política tiene que escuchar. Expresa que se siente satisfecha por los diferentes roles que ha desempeñado. Sin embargo, su mayor satisfacción lo constituye el legado de sus padres.

Revela que ellos le enseñaron a vivir de manera coherente y hacer lo correcto como persona y como ciudadana, así como pagar el precio de su comportamiento. Mariasela Álvarez Lebrón, mujer que ha logrado alcanzar grandes metas en su vida, al ser entrevistada sobre qué le falta por hacer en la vida fue enfática y determinante al expresar que la mayor coronación es ver a sus cuatro hijos realizados, en el plano profesional, social.

La egresada destacada de la universidad estatal ve con preocupación el futuro del país, porque la sociedad es afectada por una profunda degradación de los valores. Con marcada expresión de nostalgia, la destacada comunicadora y mujer de éxito, cuenta que el momento que más le ha impactado en su vida fue la muerte de su madre, cuando ella tenía apenas veinte años y empezaba a tomar vuelo de manera independiente. Lamenta no haber tenido más tiempo para recibir sus enseñanzas.

Motiva a la juventud a perseguir sus sueños y a luchar en la dirección de construir un país con las características establecidas por los fundadores de la República y a ver en el sacrificio y el esfuerzo los caminos más idóneos para lograr progreso y movilidad social.

Página 2 de 3